Desnutrición en Centroamérica:
Radio Francia Internacional

  • Entrevista al Señor Enrique de Loma, Coordinador del PESA en Centroamérica realizada por la periodista Tatiana Miralles para Radio Francia Internacional

Responsables de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación se han reunido en Guatemala y han advertido a los dirigentes políticos y sociales que la región registra un aumento de la desnutrición crónica de los niños. En Guatemala el 49 por ciento de los menores sufren de esta enfermedad que influye en el normal desarrollo de las futuras generaciones.


Enrique de Loma, Coordinador del PESA en Centroamérica.

Enrique de Loma es el coordinador del Programa Especial para la Seguridad Alimentaria de la FAO en Centroamérica:

R/ En la región centroamericana lo que nos encontramos es que ha habido un incremento en porcentajes, se ha incrementado del 17 al 20 por ciento el porcentaje de población subnutrida y aproximadamente se ha pasado de unos cinco a unos siete millones y medio de personas que pasan hambre en la región.

¿Cuáles son las causas de este aumento de las desnutrición?, me imagino que hay varias, pero ¿cuáles son las principales?

R/ Un elemento muy importante es la voluntad política de los gobiernos y los estados en atacar el problema. El hambre normalmente es un problema que no se ve, que no se deja ver o que a veces no se quiere ver; cuando no se logra visualizar el problema es muy difícil reconocerlo, atacar sus causas y poder implementar acciones para resolverlo. Todavía hace falta trabajar mucho, y lo que se ve es intención en algunos gobiernos centroamericanos de promover este cambio que considera este problema del hambre como una de sus prioridades fundamentales, pero aún hace falta mucho camino por andar.

Porque, además, un 49 por ciento de los niños de Guatemala, desnutridos de forma crónica, no solamente es un problema de salud y un problema de hambre, también es un problema futuro, hay que cuidar a las generaciones futuras para que se implique más de forma política y con planes en ese problema de la desnutrición.

R/ Si, es una apuesta fundamental. En lo que son las cifras de desnutrición crónica digamos que es Guatemala la que tiene un porcentaje mayor de niños menores de cinco años que están crónicamente desnutridos, por detrás va Honduras con una 36 por ciento, aproximadamente, y Nicaragua con un 33 por ciento. Esto es una media, son cifras medias, pero sabemos que hay comunidades, hay municipios donde estamos hablando del 80 por ciento de población desnutrida. Así que evidentemente es un tema importante que hay que atacar, que no se ataca con ayuda alimentaria, que hay que atacarlo con programas de desarrollo y que promuevan también un cambio, un empoderamiento a nivel de las comunidades.

Lo que se están haciendo es hipotecando el futuro de los jóvenes, si tenemos en cuenta que la población en Centroamérica, fundamentalmente, es una población muy joven y estamos hablando de que los niños de ahora van a ser los gobernantes del futuro en la región. Si hablamos de estos porcentajes de desnutrición evidentemente es un tema que hay que resolver cuanto antes.

Ya para terminar me gustaría que fuésemos, por ejemplo a Sololá, que es un lugar en el que creo que ustedes trabajan, está en Guatemala. ¿Cómo se trabaja, cómo trabaja el PESA en estas comunidades que necesitan ayuda inmediata y que sufren esta desnutrición?

R/ En primer lugar acercarnos a las comunidades para entender cuáles son los medios que tienen para vivir, en qué se basan esos medios de vida, qué es lo que tienen. En algunos casos pueden ser algunas habilidades de pesca, en otros casos, actividades de artesanías, cuáles son las capacidades de las personas y cuáles son sus demandas fundamentales con un enfoque muy dirigido a cuál es el papel de la mujer, puesto que la mujer es parte fundamental en la seguridad alimentaria familiar, y una vez que se deciden las actividades conjuntamente que se puedan llevar a cabo. Lo que se hace con ellos es desarrollar proyectos específicos en la incorporación de semilla artesanal, en la incorporación de determinadas prácticas agrícolas, en la incorporación de módulos pecuarios que puedan, de alguna forma, lograr un cambio en un periodo de tiempo corto para que puedan tener ingresos o para que puedan producir alimento. Ese es nuestro planteamiento.

¿Cuántas personas necesitan, en estos momentos, en Centroamérica la ayuda del PESA?

R/ Este tema se resuelve con una apuesta conjunta de todos (sector público, sector privado). Tenga en cuenta que estamos en la zona del mundo de mayor desigualdad, es muy importante que participe el sector privado en todo esto. En Centroamérica, puede haber en torno a un millón 100 mil familias que están en pobreza extrema, teniendo en cuenta que el número de personas por familias va en función del país, pero podemos decir que una media es de 4 a 5 personas.

Señor Enrique de Loma, coordinador del Programa Especial para la Seguridad Alimentaria de la FAO en Centroamérica, muchísimas gracias por haber estado con nosotros.

 

 

 

FAO